Conferencia Rubín

Rubín destacó que el Papa Francisco revoluciona la Iglesia con un mensaje de amor y no de culpa.
  • Publicado el 12/05/2015, 10:05
  • 0
15113583355a157f7fda4ba.jpg

El periodista y biógrafo del Papa explicó en una charla a sala llena, aspectos fundamentales de los cambios que impulsa Francisco. Fue en el ciclo de conferencias de la Fundación Cultural y Hamburgo.

Ante numeroso público disertó anoche Sergio Rubín, el periodista que mejor conoce al papa Francisco, en el marco del ciclo Argentina y el Mundo, organizado por la Fundación Cultural y Hamburgo en el Salón Azul del Hotel Carlos V. La conferencia se tituló "Francisco: renovador, reformador o revolucionario". La presentación coincidió con la aparición de la Encíclica Laudato si que recogió elogios en todo el mundo y en la que el Pontífice hace una fuerte defensa del medio ambiente. La visión del biógrafo El presidente de las entidades organizadoras, el Dr. Nestor Carlos Ick tuvo a su cargo la presentación del disertante (Ver aparte). Rubín explicó que "Francisco es un renovador porque si uno piensa cómo recibió a esa Iglesia en marzo de 2013, con muchos problemas internos, pujas, problemas económicos, escándalos sexuales; la verdad que era un cóctel muy complicado y él, al poco tiempo, le cambió el aire a la Iglesia". Resaltó que su llegada al pontificio "significó una renovación realmente importante, generó una expectativa muy interesante rápidamente, es decir en poco tiempo". Por otro parte, el periodista considera que Francisco es un reformador porque "está reformando muchas cosas". "En cuestiones doctrinarias no ha tocado nada y no las va a tocar. Hay un solo punto que está en debate y que van a tener que buscar la manera que no está claro cómo termina: es el famoso tema de si pueden comulgar o no los católicos separados en nueva unión". En este sentido, resaltó que "es un tema que ahora lo va a tratar de nuevo el Sínodo sobre la familia en octubre en Roma, en el Vaticano. Me parece que está tratando de reformar muchas cuestiones, hábitos dentro de la Iglesia, muchas maneras de presentar el mensaje". Rescatar lo esencial No hay dudas de que Francisco ha conmovido a la Iglesia. Y por eso Sergio Rubín se anima a decir que "es un revolucionario. No en el sentido que podemos entenderlo en América Latina, como que toma un arma. No es eso. Es un revolucionario en el sentido en que está intentando llevar adelante una verdadera revolución cultural en la Iglesia", aseguró Rubín. Asimismo, el periodista se animó a hacer un análisis más profundo de la Iglesia en este tiempo. "En esa revolución cultural, el problema es, me parece, que la Iglesia ha quedado demasiado ligada a una institución censora, reguladora de la fe, no facilitadora. Una Iglesia aduana, como dice el Papa, unos sí y otros no. Por lo menos en la percepción popular, no digo que todos los curas o dirigentes laicos sean así", aseguró. "La idea es todo lo que no se puede: ?está prohibido?, ?esto es pecado?, ?te vas al infierno? y la culpa. Una iglesia monitoria. Una cosa espantosa. Entonces digo, los jóvenes de hoy -en una sociedad tan hedonista y consumista- cómo no van a salir corriendo cuando ven esto. Lo lógico es que salgan corriendo", añadió. Y remarcó que "tampoco quiere decir que la Iglesia es un ?viva la pepa?. La Iglesia tiene una doctrina, un Evangelio que tiene dos mil años, un mensaje que no ha cambiado. Existe el pecado para la Iglesia, por supuesto, pero fundamentalmente es un mensaje en positivo, en términos de hoy. Es el mensaje del amor, del perdón. Cuando yo escucho tanta gente que me dice que la Iglesia mete la culpa, digo la Iglesia habla de amor". Distorsión de la Iglesia "Se ha ido distorsionando, por lo menos en la percepción popular, lo que debe ser la Iglesia. El Papa dice: coloquemos en el centro lo que es el centro. Y en ese sentido el Papa no está inventando nada, está volviendo a la esencia del Evangelio. No está cambiando ni una sola coma. Insisto, es una vuelta a los orígenes, es una actualización. Esto me parece que constituye una auténtica revolución cultural, lo que se hace muy dificultoso, porque cambiar hábitos tan arraigados no es un tema fácil, pero ciertamente es importante", afirmó el periodista. En este contexto, Rubín resaltó que la sociedad está encasillada en algunos temas que hacen que se pierda el foco de lo esencial del mensaje cristiano. "Por ejemplo, el tema sexual. No es que la iglesia cambió su doctrina en materia sexual, pero lo que dice el Papa es que no puede ser que estemos hablando todo el tiempo de la sexualidad. Parecería ser que la única preocupación para algunos dentro del Iglesia es el tema sexual o el tema del aborto, que sí es un tema grave y en esto ha sido muy firme. Parece que la religión pasa por lo sexual o el preservativo. La centralidad no va por ahí. Ha habido una cierta distorsión. Y lo que el Papa está tratando de hacer es poner las cosas en la categoría que corresponde", dijo el biógrafo.


Galería de Imágenes:



Comentarios

Se el primero en comentar!

Deja tu comentario


* campos requeridos

Procesando...